Gestacion y parto de una Perra

Gestación y parto

Gestacion y parto de una Perra

 Periodo de embarazo y parto de las perras

El gran momento del parto suele generar gran nerviosismo entre los propietarios de perras, sobre todo si son primerizos. Es importante haber realizado alguna revisión veterinaria de la perra para que tu veterinario te oriente de los cuidados necesarios durante la gestación y el parto. Es recomendable también realizar alguna ecografía para poder valorar el número de fetos así como su tamaño y estado de desarrollo con el fin de poder valorar la existencia de sufrimiento fetal y predecir los posibles problemas que puedan darse en el momento del parto para poder programar una cesárea si fuera preciso.

 Esta perra esta de 59 dias de gestación (ya le supura leche las mamas )

La gestación en las perras dura de 58 a 68 días. El parto se define como la llegada a término de la gestación con la expulsión de los fetos y anejos fetales, de forma que las camadas numerosas acortan la duración de la gestación con lo cual es difícil poder predecir la fecha exacta.

Cuidados recomendados en la gestación aconsejables

UNO. Durante el último tercio de la gestación aumentan las necesidades nutricionales por lo que deberemos dar a nuestras hembras gestantes pienso de cachorro que suplemente su dieta habitual ya que los fetos se desarrollan a partir de los nutrientes que toman de la madre a través de la placenta.

DOS. Es fundamental que las hembras en gestación se mantengan activas realizando ejercicio moderado en forma de paseos frecuentes.

TRES. Evita en la medida de lo posible el estrés en su entorno, habrá que evitar además que se les administren ningún tipo de medicaciones ni vacunaciones que puedan afectar el desarrollo de los fetos durante este periodo.

Cambios en el periodo de gestación

Las hembras gestantes irán aumentando de peso progresivamente. Durante el último tercio de la gestación se desarrollarán las ubres (mamas) en algunos casos apareciendo secreción láctea en ellas.

Los signos que podremos observar cuando se anticipa el parto son:

UNO o DOS días antes del parto las perras gestantes suelen rechazar el alimento, cambiando su comportamiento de forma que tiene actitud de buscar nido en sitios apartados de la casa; además su temperatura corporal disminuye un grado 24 horas antes de que se produzca el parto (=37ºC), la vulva se vuelve edematosa y puede aparecer una ligera descarga vaginal

Fases en el periodo del parto
Son los propios cachorros los desencadenantes de su propio nacimiento, una vez que el desarrollo de los fetos ha llegado a su término o empieza a producirse estrés fetal, éstos liberan al torrente sanguíneo cortisol que genera que se inicien en la madre los mecanismos y cambios hormonales de inicio del parto:
 Fase de relajación/dilatación del cuello uterino:
Dura unas 4-24.horas según sean hembras de primer parto o no. Suele producir mucha inquietud en las hembras, temblores, jadeos y vocalización. La vulva se engrosa y descuelga, echando una secreción viscosa. Se pueden observar contracciones uterinas muy débiles
https://youtu.be/j1hX97X5HBs
 Fase de expulsión de las crías
En las perras se producen fuertes contracciones uterinas de unos 60 segundos de duración con intervalos de 4-5 minutos entre ellas. En este momento hay que evitar que los animales se estresen dejándolos en un ambiente tranquilo. Gracias a las contracciones los fetos avanzan hacia el anillo pelviano, de forma que las hembras se lamen la vulva entre contracciones hasta que se rompe el saco fetal y se producen contracciones más intensas hasta que el cachorro es expulsado unido por el cordón umbilical a la placenta. Entre cachorros pueden pasar periodos variables de tiempo, pudiendo darse periodos de descanso de hasta 2 horas y alargándose el parto a más de 24 horas si la camada es muy numerosa. Las madres tendrán que tener instinto maternal de lamer a los cachorros para estimularlos y cortarles el cordón umbilical, colocándolos para que se vayan amamantando entre las siguientes expulsiones de cachorros generalmente sin necesidad de ayuda.
   Fase de expulsión de placentas
En perras las membranas fetales se pueden expulsar por separado en forma de secreción verdosa a medida que se desarrolla el parto, pudiendo tener secreciones hasta 2-3 semanas después del parto. En ocasiones si las camadas son muy grandes no es recomendable que las perras se coman las placentas porque pueden tener problemas digestivos.
 
Problemas en el parto
Saber si el parto ha llegado a su fin con la expulsión de todos los cachorros suele ser la duda habitual entre las mayorías de las consultas por hembras que han parido. Hay que decir que la naturaleza es siempre sabia y que en la mayoría de los casos afortunadamente no se dan problemas y el parto se sucede sin mayor dificultad.
Cuando se dan problemas es fácil el detectarlos, por lo que si vemos que las hembras no tienen actitud de madre y no atienden a los cachorros deberemos avisar a nuestro veterinario,

evitando moverlas si no es necesario. Es importante haber realizado alguna ecografía a las hembras gestantes para estar seguros de que no quede ningún cachorro. En caso de no poder cuantificarlos y sobre todo el camadas muy numerosas se podrá hacer una radiografía, aunque no es muy recomendable someter a los cachorros a dicha radiación; en ella valoraremos además el tamaño real de los fetos con respecto a la pelvis de la madre.

El parto finaliza cuando la madre se relaja amamantando a sus cachorros.

Los problemas que pueden presentarse durante el parto y que tenemos que saber detectar para acudir a nuestro veterinario enseguida ya que algunas de ellas requieren cesárea urgente por comprometer la vida de los fetos o la madre, son:

Ausencia de contracciones uterinas.

Distocia o parto anormal: por exceso de tamaño de los fetos, pelvis estrecha, atasco de fetos…

– Aborto: por intoxicaciones, deficiencias vitamínicas, etc.

Retención de placentas: produce inflamaciones, dolor abdominal, fiebre, etc.

Hemorragias

Muerte fetal

Momificación.

Además se pueden dar problemas graves tras el parto: ausencia de secreción láctea, paraplejia postparto, y eclampsia (por bajada de calcio en sangre a las 2-3 semanas del parto)

Cuidado de los cachorros

Los cachorros nacen totalmente dependientes de la madre ya que no son capaces de regular su temperatura corporal y necesitan su estímulo para mamar. La lactación será fundamental en las primeras horas de vida que es cuando toman el calostro que les aporta las defensas necesarias para la primera etapa de su vida. Si la madre los rechaza habrá que aportarles todo esto artificialmente.

Cómo ayudar: Debemos intervenir ayudando a las hembras durante el parto si:

– Se atasca un cachorro en el canal del parto (debemos girar en el sentido de las agujas del reloj sin tirar de él).

– No pueden cortar el cordón umbilical (cortarlo con unas tijeras y hacer un nudo).

– No respira un cachorro (despejando las vías y practicando la respiración artificial, masajeando la región del tórax y colocando al cachorro suspendido de las patas de atrás).

Siempre es bueno y aconsejable  tener a mano el teléfono de tu veterinario que le vaya asesorando acerca de los problemas y dudas que nos puedan surgir y mantener la calma para poder disfrutar de tan magnifico alumbramiento como es ver venir nuevos cachorros a la vida.

Ciclo y síntomas del celo en perras
Todo ser vivo tiene dos conductas básicas marcaras a nivel genético, sobrevivir y reproducirse para mantener la especie. Y por supuesto nuestros perritos no iban a ser menos… Los síntomas preliminares del celo en perras nos advierten de lo que está por llegar, nada más y nada menos que el ciclo reproductivo de nuestra perrita.
Este ciclo está compuesto por varias fases que muestran la evolución del mismo y que nosotros también podremos apreciar. En realidad es una gran ventaja conocerlos ya que así podremos evitar que nuestra perra se quede preñada o si buscamos descendencia, encontrar el mejor momento para ello.
¿En qué consiste el celo de una hembra?…….
Se denomina celo al ciclo de menstruación de nuestra perra, durante el cual ovula y puede quedarse embarazada si dejamos que se aparee con un perro. Es un proceso totalmente normal que se da en la inmensa mayoría de animales a excepción de los asexuales – hermafroditas.
Durante el ciclo del celo nuestra perra comenzará a ovular, ovulará e intentará ser montada por un perro para tener descendencia. No podemos luchar contra ello ya que es algo genético, así que simplemente debemos darle mucho cariño y darle los cuidados necesarios para que pase su celo sin percances.
¿Cuanto tiempo dura el celo de una perra y cada cuanto tiempo tienen el celo?……..
Esta es una pregunta que no se puede responder con total seguridad, ya que la mayoría perras tienen un ciclo menstrual de unas tres semanas de duración. Pero siempre hay excepciones donde el ciclo puede durar apenas un par de semanas y casos donde puede durar cuatro o cinco semanas.
Lo habitual es que es nuestra perra tenga un ciclo de unas tres semanas, pero no es un dato para tener presente al pie de la letra, puede variar por diversos motivos que no deben preocuparnos. Sólo en el caso de que el celo de nuestra perra no finalice pasadas cuatro semanas o cinco, debemos consultar con un veterinario.
A niveles generales las perras tienen uno o dos celos durante el año, no hay tampoco datos específicos para determinar cuando los tienen ya que puede ser en cualquier estación. Normalmente hay un periodo de seis u ocho meses entre celo y celo, aunque a veces se dilata bastante más.
Si nuestra perra tiene uno o dos celos al año, está dentro de lo que podríamos catalogar cómo normal. Si no tiene celos o tiene más de los indicados, habría que consultar a un veterinario para que nos informe tras haber realizado las correspondientes pruebas.
¿Cuando tiene una perra su primer celo?……..
Una perra sana y con una vida normal sin estrés ni ansiedad, tiene su primer celo entre los ocho meses y el año y medio de vida. Dependiendo de cada perro, de su tamaño y desarrollo puede variar bastante la fecha del primer celo.
A niveles generales los perros de raza pequeña suelen tener el primer celo entre los seis meses y el primer año de vida. Sin embargo los perros de raza grande tienen el celo más tarde, entre los dieciséis y veinticuatro meses de edad.
Aplicando una simple lógica podemos determinar también que las perras de tamaño mediano pueden tener su celo entre los seis y los veinticuatro meses de edad, aunque por lo general suelen tenerlo sobre el primer año de edad o algunos meses después.
Cómo ves no hay una formula matemática para determinar en qué momento exacto tienen el celo, aunque si que podemos orientarnos un poco dependiendo de su tamaño y edad. Es muy importante anotar en un calendario el momento en que nuestra perra tenga su primer celo, ya que así podremos compararlo con el segundo y estipular más o menos cada cuantos meses tiene el celo.
Síntomas y ciclos del celo en perras
Las perras tienen un comportamiento característico cuando están con el celo e incluso dependiendo del ciclo en el que se encuentren puede variar mucho. Así pues vamos a ir repasando cuáles son los ciclos del celo en una hembra y sus correspondientes síntomas:
(El ciclo del celo en fase de Poestro)
(El ciclo del celo en fase de Estro)
(El ciclo del celo en fase de Metaestro)
(Síntomas y ciclo del Poestro)
Se puede denominar Poestro al ciclo en el que nuestra perra comienza a ovular y a manchar, tiene una duración de entre seis y doce días. Es completamente normal que veamos manchas de sangre en sus genitales y que incluso vaya manchando por casa o por la calle. Por lo general sólo sueltan algunas gotas de sangre pero en algunas ocasiones el manchado puede ser muy superior.
Durante el Poestro nuestra perra estará poco receptiva con los machos, es decir, no va a dejar que ningún macho la monte. En ocasiones se muestran un poco más agresivas o menos sociales de lo habitual, debido al gran cambio hormonal que sufre su cuerpo.
Si apreciamos estos síntomas debemos ser un poco más precavidos y evitar que nuestra perra se enfade con otros perros, principalmente hembras. Si las machas de sangre por la menstruación son un problema porque nuestra perra viva dentro de casa, podemos utilizar braguitas especiales para perras o compresas para perras.
Síntomas y ciclo del Estro
Se denomina Estro al ciclo que sigue al Poestro y que a niveles generales tiene una duración de unas dos semanas aproximadamente. Dependiendo de cada perra este ciclo puede durar un poco menos o algunos días mas, aunque no muchos.
Durante el Estro la hembra ya no mancha y sus ovarios están totalmente preparados para ser fecundados por el semen de un perro macho, apreciaremos que sus genitales están algo más inflamados de lo habitual. En esta fase las perras en celo están muy receptivas, dejando que el macho que a ellas les guste las monte. Es la única fase durante la cual una hembra deja que un macho la monte y la fecunde.
Este ciclo es muy complejo dado que las perras no sólo dejan que las monten, sino que sienten la necesidad de ser montadas. Es completamente normal que intenten escaparse buscando un macho para procrear, por lo que recomendamos encarecidamente que nunca se suelte a una perra con este ciclo a no ser que queremos descendencia. Lo mejor es llevarlas atadas con correa y evitar pasar por lugares donde haya perros macho.
Su comportamiento es diferente durante el ciclo del Estro ya que se vuelven más mimosas y receptivas, más juguetonas e incluso alegres. Son cualidades que surgen con un único fin:  Atraer a un macho. Los machos lo pasan realmente mal durante esta fase de las hembras ya que el olor que estas desprenden los vuelven locos de amor.
Si finalmente se produce la monta es muy probable que nuestra perra quede embarazada y finalice su celo para comenzar con el ciclo del embarazo.
Síntomas y ciclo del Metaestro
Una vez finalizado el ciclo del Estro comienza lo que se define como ciclo del Metaestro, que no es otra cosa que un largo periodo de descanso sexual durante el cuál las perras no querrán procrear. Tiene una duración de unas veinte semanas durante las cuáles la perra no estará receptiva, no dejará que un perro la monte.
Durante este ciclo la hembra descansa hormonal y sexualmente, dejando un tiempo prudente hasta su próximo celo. No hay manchas de sangre ni genitales inflamados, todo vuelve a la normalidad y nuestra perra mostrará su comportamiento habitual.
¿Cómo puedo evitar que mi perra tenga el celo?……..
Existen técnicas muy efectivas para evitar que una perra tenga el celo, la principal es la castración aunque en perras podría denominarse cómo vaciado. Consiste en una operación muy habitual y poco peligrosa que evitará que nuestra perra ovule y en consecuencia evita al 100% que pueda quedar preñada.
La castración en perras está totalmente recomendada si no tenemos intención de que nuestra perra tenga descendencia. Con ella evitaremos que nuestra perra manche y tenga los ciclos y síntomas típicos de cualquier menstruación en perras.
Existen muchas leyendas urbanas que dicen que para castrar a una hembra hay que esperar a sus segundo celo, etc… No debemos hacer caso de este tipo de leyendas urbanas. Podemos castrar a nuestra perrita antes de su primer celo sin ningún problema, aunque por lo general se suele esperar a que terminen el primer celo para asegurarnos de que están totalmente desarrolladas antes de castrarlas.
Si no queremos castrarla, también podemos esterilizarla evitando así que se quede embarazada. Aunque esto no evita que tenga el celo cómo cualquier otro perro normal, simplemente evita que pueda tener descendencia. Si no queremos operarla para esterilizarla, existen inyecciones que actúan cómo anticonceptivos, de venta en clínicas veterinarias.
¿Por qué los perros se vuelven locos cuando una perra está en celo?……..
Los perros machos no tienen ciclos sexuales cómo lo tienen las hembras, ellos no tienen el celo ni tampoco síntomas que lo definan. Pero las hembras cuando tienen el celo además de ponerse más cariñosas para que un perro las monte, sueltan muchas pero que muchas feromonas por donde pasan.
Lo habitual es que una perra en celo orine mucho más de lo normal, es una técnica que utilizan para dejar su marca y de paso soltar un montón de feromonas que volverán locos de amor a los perros macho. Por eso los machos se vuelven tan pesados cuando ven una perra en celo, persiguiéndolas constantemente para montarlas.
Son muchos los casos de perras que se escapan buscando un macho, y mucho también los casos de perros macho que se escapan de casa en busca de la hembra que desprende ese irresistible olor para montarla. Aunque pueda parecer algo gracioso en realidad hay perros que lo pasan realmente mal, dejan de comer, aúllan, lloran, se ponen extremadamente nerviosos….
Si tenemos una perra en celo debemos evitar a toda consta pasear por lugares donde haya más perros, de igual forma que si convivimos en casa con un macho y una hembra, debemos separarlos durante la época de celo, excepto si el macho esta castrado.
Si por propia voluntad o por accidente nuestra perra copula con un perro, nunca debemos separarlos ya que podríamos ocasionar daños irreparables en sus órganos sexuales. Puedes aprender cómo se reproducen los perros y cuales son los pasos a seguir, si estás pensando en que tu perra tenga descendencia.